Lilia Prado y su rechazo a Hollywood por no querer aprender inglés

 


En la época de oro del cine mexicano destacó como una estrella deslumbrante la belleza de Lilia Prado, actriz que de manera inigualable combinó la sensualidad y el erotismo en la pantalla grande.

Leticia Lilia Amezcua Prado, su nombre completo, nació el 30 de marzo de 1929 en Villa de Sahuayo, Michoacán, y sin duda marcó una de las carreras más prominentes de los tiempos dorados de la cinematografía nacional.

Su talento y belleza se apreció en más de 100 películas, en las que compartió créditos con grandes del cine nacional como Pedro Infante, Roberto Cobo, Joaquín Cordero, Sara García, Domingo Soler y Marga López, entre otros.

Lilia se inició en la pantalla grande en 1947, con su trabajo en largometrajes como Ángel o demonio (1947), La barca de oro (1947) y Soy charro de rancho grande (1947), sin embargo su salto a la fama llegaría al lado del cineasta español Luis Buñuel, con quien hizo mancuerna en tres cintas: Subida al cielo (1952), Abismos de Pasión (1953) y La ilusión viaja en tranvía (1953).

Pese a la relevancia de su carrera, Lilia Prado nunca salió del país y conservó su talento en territorio mexicano, debido a que rechazó la posibilidad de trabajar en proyectos en Europa y Estados Unidos, por la simple “flojera” que le causaba tener que aprender inglés, como lo reveló en una entrevista que otorgó en el año 2000.

“No me arrepiento, pero la verdad me daba mucha flojera estudiar inglés para irme a trabajar. En Estados Unidos la MGM me ofreció un buen trabajo pero tenía que saber inglés y dije no, igual en Europa, ahí sí los dejé plantados en el aeropuerto porque nunca llegué”, dijo en aquella ocasión.

Lilia Prado murió en la Ciudad de México el 22 de marzo de 2006.

Share this post

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *